¡¡¡ORAR ANTE EL SANTÍSIMO!!!




¿En qué consiste la Adoración Eucarística? ¿Dónde y cómo hacerla? 

Es la oración al Santísimo Sacramento, un encuentro cara a cara con Jesús vivo y presente bajo la especie del pan. Jesús nos prometió que estaría con nosotros hasta el fin del mundo y  ha querido permanecer de este modo en este Sacramento del Amor.

Puedes visitar y encontrarte con Jesús vivo, y adorarle, en los sagrarios de las iglesias, capillas y otros lugares de culto, pero de un modo especial puedes hacerlo durante la exposición del Santísimo, en la cual la Sagrada Hostia se coloca en la custodia, sobre el Altar. Es un acto comunitario, en el que sacerdote y fieles oran, alaban y se inciensa al Santísimo. Justo antes de hacer la reserva (recogida del Santísimo al Sagrario) se da la bendición.

 La Adoración puede durar unas horas o ser continuada todo el día, si se ofrecen adoradores para los turnos de vela.
Si pensamos en las palabras de Jesús, “Venid a Mí los que estáis cansados y agobiados”,                 ¿qué mejor alivio que descansar en Él? 
Jesús te conoce, sabe lo que necesitas y la situación en la que te encuentras. Está dispuesto a ayudarte, a consolarte... Tú puedes dialogar con Él, escucharle, dejar que su gracia transforme tu vida, ponerte en sus manos y abandonarte en Él

Lo primero que tienes que hacer al comenzar la Adoración es prepararte, haciendo silencio exterior e interior, realizando luego un acto de fe, tomando conciencia de que Jesús está verdaderamente presente.
Algunas orientaciones prácticas te pueden ayudar en ese tiempo de oración: la lectura de textos de la Biblia, de libros de espiritualidad, del Evangelio de cada día, rezar con los Salmos… (La Basílica dispone de estos libros, puedes solicitarlos). También puedes rezar el rosario, pedir por tus necesidades y las de los demás, dar gracias, compartir con Jesús tus alegrías y tus penas, como haces con tus amigos, o simplemente puedes quedarte en silencio, haciendo contemplación y adoración. Ten paciencia, Dios es esencialmente gratuidad y las iniciativas de su gracia son y serán desconcertantes e imprevisibles. El criterio más seguro de presencia divina es la paz.

Todos los jueves tienes la oportunidad de encontrarte con Jesús expuesto en la Basílica, desde la misa de 11 hasta las 22:00 h., teniendo la posibilidad de participar en una oración guiada de 21:00 a 22:00 h. Te animo a que tengas este encuentro, a que elijas la hora que mejor te convenga. Puedes venir tú e invitar también a alguien para que te acompañe. 
¡Jesús nos espera, ven y adorémosle!

Reme González Prieto.
(Publicado en el pedras vivas de febrero )