¡¡¡AVISOS SEMANALES!!!

 1) Recordamos que en los bancos para sentarse, los lugares con una equis roja NO se deben utilizar; dos puntos verdes juntos son para dos personas convivientes, y en las capillas laterales o al fondo pueden estar grupos familiares grandes. Si ves que alguna persona despistada que viene sola se sienta en donde hay dos puntos verdes juntos, se le puede indicar con cariño que busque otro lugar para evitar perder plazas. Esto sucede especialmente en las misas del fin de semana. Desde aquí hacemos un llamamiento a ser generosos y pensar en los demás. ¡Gracias por colaborar!


2) LA COLECTA del primer domingo de mes es para que Cáritas de la Parroquia pueda atender a las personas sin recursos. Gracias a vuestra ayuda en Cáritas organizamos CURSOS CON TITULACIÓN para aprender un oficio.También os invitamos a rezar por las personas que no tiene hogar y están en la calle. ¡Rezar por ellos es una obra de caridad!


3) La MISA POR LOS ENFERMOS es el día 11 de cada mes, a las 11:00 de la mañana.


4) En este Año dedicado a San José empezamos su NOVENA el jueves día 11. Tenemos a la venta en la Basílica una imagen de San José copia de la que tiene el Papa Francisco en su despacho.


5) Todos los viernes de Cuaresma son días de ABSTENERSE DE COMER CARNE.

¡¡¡ NOTA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL SOBRE LAS CELEBRACIONES DE SEMANA SANTA 2021!!!

Después de un año entero, nuestro mundo sigue afrontando la lucha contra la pandemia del COVID-19 y sus consecuencias, auténtico drama que ha afectado a casi todas las dimensiones de la vida de las personas.


La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos nos recuerda que la pandemia también ha influido en la vida litúrgica de la Iglesia, y que “las normas y directrices contenidas en los libros litúrgicos, concebidas para tiempos normales, no son enteramente aplicables en tiempos excepcionales de crisis como estos”[1].


De cara a las celebraciones de la Semana Santa y del Triduo Pascual, en este año 2021, que por segunda vez se desarrollan estas circunstancias difíciles, la Comisión Episcopal para la Liturgia de la Conferencia Episcopal Española quiere acoger las indicaciones de la Congregación para dichas celebraciones, publicadas en la Nota para los Obispos y las conferencias episcopales sobre la Semana Santa 2021, del pasado 17 de febrero.


Se ha hecho un esfuerzo para adaptarlas a la realidad y circunstancias de nuestro país, y ofrecerlas a los Obispos de España, máximos responsables y moderadores de la vida litúrgica en sus respectivas diócesis, como instrumento y orientación para vivir el momento central del Año Litúrgico y de la vida de la Iglesia.  


Con esa finalidad, y teniendo en cuenta la situación de la pandemia en España en este año 2021, se proponen a continuación las siguientes observaciones de carácter general y las de cada una de las celebraciones de la Semana Santa y del Triduo Pascual.


a) OBSERVACIONES DE CARÁCTER GENERAL.

1. Siempre que sea posible, desde un discernimiento responsable que ha de hacer cada fiel, se recomienda la participación presencial en la celebración, formando parte activa de la asamblea.

2. Aquellos fieles que, por razón de edad, enfermedad, o de prudencia sanitaria, no puedan participar presencialmente en las celebraciones, síganlas por los medios de comunicación[2].

3. En todas las celebraciones se deberán respetar las normas emanadas de las autoridades sanitarias en la lucha contra el virus: el aforo de los templos, las recomendaciones sanitarias e higiénicas para hacer de los lugares de culto espacios sanos y seguros, el uso de la mascarilla, disponibilidad de gel hidroalcohólico, distancia social, ventilación de los espacios, etc.

4. Prepárense con sumo cuidado las celebraciones, eligiendo bien las alternativas que propone la Liturgia y acogiendo de buen grado las indicaciones para adaptarlas a este tiempo de pandemia.

5. En las distintas celebraciones se ha de reducir al mínimo necesario el número de ministros que intervienen –acólitos, lectores, etc.–, sin que ello desdiga de la dignidad de la celebración.

6. El canto no está prohibido, siempre y cuando no exista alguna indicación expresa de las autoritarias sanitarias y se haga con las medidas de precaución adecuadas –uso de mascarilla en todo momento y distancia de seguridad entre las personas–. No es aconsejable el canto o la música grabados.

7. Evítese la distribución de subsidios para el canto en soporte de papel, o cualquier tipo de folleto explicativo de la celebración, por el riesgo que conllevan ante un posible contagio.

8. Instrúyase a los fieles para recibir la comunión de manera segura y ordenada, atendiendo a las disposiciones del Obispo diocesano, procurando que este gesto central de la celebración se haga de la mejor manera posible.

9. Para el bien de los fieles, en el caso de que los aforos permitidos en las iglesias sean un grave problema para la participación, el Obispo diocesano puede autorizar a que se hagan varias celebraciones en el mismo templo en horas sucesivas, siempre y cuando esto se haga verdaderamente para utilidad de los fieles y en circunstancias de real necesidad.

10. De cara a que los enfermos y las personas en confinamiento o de alto riesgo puedan seguir las celebraciones desde sus casas, se anima a que sean retransmitidas las presididas por el Obispo en la catedral, como signo de unidad de la diócesis. Procúrese que estas celebraciones sean verdaderamente ejemplares en su preparación y desarrollo. Se excluyen, en cualquier caso, las grabaciones en diferido de las mismas.

11. Cuando no se puedan realizar las celebraciones con participación del pueblo, ofrézcase a los fieles la posibilidad de celebrar la Liturgia de las Horas, especialmente las Laudes y las Vísperas de cada día y el Oficio de Lectura. A tal efecto el subsidio La Hora de Jesús, que contiene los textos de las celebraciones de la Semana Santa y que incluye también la Liturgia de las Horas para estos días, puede ser un instrumento muy útil. También se recuerda que se puede hacer uso de la aplicación oficial de la Liturgia de las Horas para dispositivos móviles, recientemente publicada por la Conferencia Episcopal.

12. Los sacerdotes que estén afectados por el virus y estén confinados procuren también celebrar los distintos ritos, en la medida de lo posible y si su salud se lo permite.

13. Se recomienda vivamente que se cuide y fomente el Sacramento de la Penitencia. Se ruega a los sacerdotes una mayor disponibilidad para que los fieles puedan celebrar este Sacramento, con todas las medidas de precaución, distancia social y discreción.

b) DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN DEL SEÑOR.

1. Para la conmemoración de la entrada del Señor en Jerusalén se evitará la forma primera descrita por el Misal –procesión–.

2. En las catedrales se utilizará la forma segunda –entrada solemne–, al menos en la misa principal. Los fieles permanecerán en sus lugares y se hará la bendición y la proclamación del evangelio desde un lugar, dentro de la iglesia, en el que los fieles puedan ver el rito. En la procesión al altar puede participar una representación de los fieles junto con el Obispo y los ministros.

3. En las parroquias y demás lugares de culto se utilizará la forma tercera –entrada simple–.

c) MISA CRISMAL.

1. A juicio del Obispo la fecha de la Misa crismal puede trasladarse al día que parezca más adecuado.

2. Si las normas sobre aforos no permiten la asistencia de todos los sacerdotes de la diócesis y es necesario también limitar el número de fieles, procure el Obispo que al menos pueda hacerlo una representación del presbiterio –por ejemplo, el consejo episcopal, o el consejo presbiteral, o los arciprestes– y un grupo de fieles, y que la celebración sea retransmitida, de modo que quienes hubiesen querido asistir, muy en particularmente el resto del clero, puedan al menos seguirla por estos medios.

d) JUEVES SANTO

1. De forma excepcional, al igual que el año pasado, los sacerdotes tienen la facultad de celebrar este día la Misa sin el pueblo, si concurren circunstancias que así lo aconsejen –por ejemplo, el contagio con el virus del propio sacerdote o el confinamiento de una población–. Quienes no tengan la posibilidad de celebrar la Misa rezarán preferentemente las Vísperas.

2. Ha de omitirse el rito del lavatorio de los pies.

3. Dado que este año la celebración se hará, en la mayor parte de los casos, con alguna participación del pueblo, no se omita la procesión y la reserva del Santísimo Sacramento para la adoración y la comunión al día siguiente. Facilítese, en la medida de lo posible, que los fieles puedan dedicar un tiempo de adoración, respetando siempre los horarios de restricción de la libre circulación de los ciudadanos que se establezcan en cada lugar.

4. Si se van a celebrar varias Misas de la Cena del Señor en la misma iglesia, háganse siempre por la tarde, y omítase, salvo en la última, la reserva solemne del Santísimo.

6. Si no se va a celebrar el Triduo completo en alguna iglesia, no se haga la reserva eucarística solemne. Además, si no se ha celebrado la Misa vespertina de la Cena del Señor, evítese una adoración eucarística desvinculada de dicha celebración.

7. Si la celebración es sin participación del pueblo, se omite la procesión, y la reserva se hace en el sagrario habitual.

e) VIERNES SANTO

1. Se ha de asegurar la celebración de la Pasión del Señor, por lo menos, en la Catedral, en los templos parroquiales, al menos en los principales, y en aquellos de mayor capacidad dentro de las zonas pastorales establecidas en cada Diócesis.

2. En la oración universal se utilizará el formulario habitual con el añadido de la intención especial que la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó el pasado año (Decreto Prot. N. 155/20). El texto de la intención, que se añade entre la IX y la X, es el siguiente:

IXb. Por quienes sufren en tiempo de pandemia.

Oremos también por todos los que sufren las consecuencias de la pandemia actual: para que Dios Padre conceda la salud a los enfermos, fortaleza al personal sanitario, consuelo a las familias y la salvación a todas las víctimas que han muerto.


Oración en silencio. Prosigue el sacerdote:


Dios todopoderoso y eterno,

singular protector en la enfermedad humana,

mira compasivo la aflicción de tus hijos

que padecen esta pandemia;

alivia el dolor de los enfermos,

da fuerza a quienes los cuidan,

acoge en tu paz a los que han muerto

y, mientras dura esta tribulación,

haz que todos

puedan encontrar alivio en tu misericordia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

R. Amén.


3. En el momento de la adoración de la cruz el celebrante lo hará con una genuflexión o una inclinación profunda. El resto de la asamblea lo hará por medio de una genuflexión o inclinación profunda cuando la cruz sea mostrada, y lo harán cada uno sin moverse de su lugar. Se podría invitar, también, a todos los participantes a la liturgia a que hagan un momento de oración, en silencio, mientras se contempla la cruz. Se evitará, en cualquier caso, la procesión de los fieles en este momento de la celebración.

f) VIGILIA PASCUAL.

1. Se procurará su celebración al menos en la Catedral y en las iglesias parroquiales principales, que posean un aforo suficiente para que puedan participar los fieles con seguridad.

2. Dependiendo de las normas civiles que se hayan establecido en cada lugar sobre restricción de la libre circulación de los ciudadanos, elíjase una hora adecuada para el comienzo de la celebración que facilite a los fieles la participación en la misma y el regreso a sus casas al finalizar.

3. El “inicio de la vigilia o lucernario” se puede hacer a la entrada del templo. El celebrante principal deberá estar acompañado por un número limitado de ministros, mientras todos los fieles se mantendrán en sus lugares. Se bendice el fuego, se hacen los ritos de preparación y se enciende el cirio tal como indica el Misal. El sacerdote y los ministros, manteniendo la distancia de seguridad, hacen la procesión por el pasillo central y se cantan las tres invocaciones “Luz de Cristo”. No es recomendable repartir entre los fieles las velas y que las vayan encendido del cirio y luego pasen la luz unos a otros. Después de las invocaciones se canta el Pregón Pascual.

4. Sigue la “Liturgia de la palabra”. Por razones de brevedad puede acortarse el número de las lecturas, pero procúrese darle la relevancia adecuada a este momento de la celebración. En ningún caso se debería reducir a una Liturgia de la Palabra normal de un domingo, únicamente con tres lecturas.

5. La “Liturgia bautismal” se celebra tal y como viene indicada en el Misal. La presencia de la asamblea aconseja no omitir el rito de la aspersión después de la renovación de las promesas bautismales. Tómese la precaución, sin embargo, de evitar el contacto con el agua que se va a bendecir cuando esta se prepare, y que el sacerdote higienice las manos con gel hidroalcohólico antes de la aspersión.

6. No parece aconsejable, dadas las circunstancias, celebrar el bautismo de niños durante la Vigilia Pascual. Si se han de administrar los sacramentos de la Iniciación Cristiana a adultos o si al final se celebra el bautismo de algún niño, hágase con todas las medidas higiénicas y sanitarias que garanticen que los signos y ritos se hagan adecuadamente, pero de forma segura, especialmente los que implican el contacto, como las unciones.

7. Quienes no puedan participar en la solemne Vigilia Pascual pueden rezar el Oficio de lectura indicado para el Domingo de Pascua en la resurrección del Señor, con el deseo de unirse a toda la Iglesia en la celebración del misterio pascual.

Esperando que estas orientaciones sean acogidas de buen grado en las Iglesias particulares que peregrinan en España, seguimos rezando por el fin de la pandemia, por los difuntos, los enfermos y sus familias, y por todos los que dedican su esfuerzo a paliar las consecuencias de esta crisis que estamos viviendo, esperando que la celebración de los días de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor sean un auténtico encuentro con Él, que fortalezca la fe, esperanza y caridad de todos los fieles.


Madrid, 3 de marzo de 2021


+ José Leonardo Lemos, obispo de Ourense. Presidente de la CEL


Antonio, Cardenal Cañizares, arzobispo de Valencia


+ Ángel Fernández, obispo de Albacete


+ Jesús Murgui, obispo de Orihuela-Alicante


+ Manuel Sánchez, obispo de Santander


+ Juan Antonio Aznárez, obispo auxiliar de Pamplona  y Tudela


+ Julián López, obispo emérito de León


+ Ángel Rubio, obispo emérito de Segovia

_____________________________

[1] Nota para los Obispos y las conferencias episcopales sobre la Semana Santa 2021 (Prot. N. 96/21)


[2] cf. Carta del Cardenal Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos a los Presidentes de las Conferencias Episcopales ¡Volvamos con alegría a la Eucaristía!, 15 de agosto de 2020, Prot. N. 432/20.

¡¡¡ASAMBLEA DE CATEQUESIS!!!


El próximo sábado 6 de marzo es el Día Diocesano del Catequista y para celebrarlo tendrá lugar la asamblea diocesana de catequesis que podremos seguir a través de YouTube. 

Están invitados a seguirla todos los que colaboran como catequistas en las parroquias y comunidades, pero también los nuevos catequistas, los papás y mamás, que han caminado con los más pequeños en su camino de fe en sus casas.

El esquema será el siguiente:

Por otro lado, también nuestro Arzobispo, D. Julián ha escrito una carta pastoral con motivo de este día. 


Queridos/as catequistas:


Me alegra mucho dirigirme en estas circunstancias a vosotros/as catequistas que estáis ofreciendo generosamente vuestra disponibilidad y experiencia de fe en las parroquias, y a vosotros padres-catequistas que catequizáis en vuestras casas, y por supuesto a los niños, niñas y jóvenes que estáis recibiendo la catequesis. Os saludo con todo afecto y os agradezco el esfuerzo que estáis haciendo y la colaboración que estáis prestando en el quehacer catequético.


Los actuales no son momentos fáciles. La nueva ola de catequesis como #CatequeseComezaNaCasa nos está demostrando que en medio de la dificultad, la pandemia está siendo una oportunidad con posibilidades si sabemos discernir la realidad. Nuestra preocupación pastoral debe ser transformar con creatividad lo que nos está tocando vivir recordando aquellas palabras del Apocalipsis: “No temas; yo soy el Primero y el Último, el Viviente; estuve muerto, pero ya ves: vivo por los siglos de los siglos y tengo las llaves de la muerte y del abismo” (Apoc 1,1 7-18). “Mira, hago nuevas todas las cosas. Estas palabras son fieles y verdaderas” (Apoc 21, 5).


No debemos añorar lo que hasta ahora veníamos haciendo y ahora por las circunstancias no podemos hacer, sino que hemos dar cauce a nuestra creatividad para dar respuesta a las exigencias que siguen teniendo nuestros catequizandos. También esta forma de catequesis, estoy seguro, contribuirá a renovar nuestras parroquias y su pastoral. La catequesis es siempre una fuente de renovación.


El Día diocesano del Catequista lo tendremos, Dios mediante, el 6 de marzo; y, el domingo día 14, será el Día de la Catequesis en las Parroquias. Mi gratitud al Sr. Delegado diocesano de Catequesis y a quienes colaboran con él. Es significativo el trabajo que están realizando con tanto desvelo y acierto.


No podemos olvidarnos de que estamos celebrando el Año Santo Compostelano. En esta primera parte del año no están viniendo tantos peregrinos como solían en otros Años Santos. Pero esto nos ayudará a comprender que también los diocesanos somos peregrinos cuando a veces pensamos que peregrinos son sólo los que vienen de fuera.


Me uno en oración con todos vosotros pidiendo que el Señor haya concedido su gloria a los catequistas que llamó a su presencia. Rezo por todos vosotros, bendiciéndoos en el Señor, sintiéndome acompañado y tratando en todo momento de acompañaros. No es momento de ponernos a llorar, apegados a nuestras nostalgias junto a los canales de nuestra Babilonia.


Os saluda con afecto,


+ Julián Barrio Barrio,

Arzobispo de Santiago de Compostela.

¡¡¡UN GRITO PIDIENDO QUE NADIE MÁS MUERA EN SOLEDAD!!!



La Real Basílica de Santa María la Mayor de Pontevedra ha acogido en la tarde de este lunes el funeral por el eterno descanso de las personas sin hogar fallecidas recientemente en la ciudad del Lérez, a fin de que sean despedidas con la dignidad que se merecen. Esta misa, a la que asistieron igualmente las presidentas de Cáritas Interparroquial, Conchi Vázquez, y de la Asociación Boa Vida, Pepa Vázquez, ha contado con la especial participación de varios sin techo y el grupo de voluntarios que coordinan el programa “Tiende tu mano”.


Con este funeral ha procurado dar voz propia a quienes, por lo general, suelen ser invisibles para la sociedad. Así, las personas sin hogar han intervenido haciendo peticiones como que “la gente nos trate como personas”, anhelando además ser “capaces de amarnos como verdaderos hermanos”. Se han acordado de “los que están solos, sin familia ni amigos”, y de aquellos “que murieron solos y no recibieron ayuda”. En cuanto a los que están enfermos, solicitan “la atención que necesitan, para que no pierdan el ánimo de vivir”, de modo que esta ayuda integral contribuya igualmente a “cambiar nuestras vidas y así poder curarnos de toda adicción”. Por su parte, el Consiliario de Cáritas Interparroquial de Pontevedra, Javier Porro, ha urgido durante la homilía que estas voces funcionen como “un grito, pidiendo que nadie más muera en soledad”. 


Delante del altar, un hato de cartones, mochilas y bolsas ha servido para simbolizar el hogar sin paredes de quienes tienen por casa las calles de Pontevedra, poniendo sus vidas bajo la intercesión de Dios. En este sentido, entre estas pertenencias también se ha colocado una pequeña imagen del Niño Jesús, recostada sobre un saco de dormir, como recuerdo de que él mismo nació sin que su familia tuviese una casa propia.




¡¡¡AVISOS SEMANALES!!!

Estos días la prensa local ha informado que en nuestra ciudad fallecieron DOS PERSONAS SIN HOGAR. Dentro de las obras de misericordia espirituales está orar por los vivos y los difuntos, por lo que tendremos una misa por estas dos personas para presentarlos a la misericordia de Dios. Seguramente ambos habían sido bautizados y quizás hicieron la Primera Comunión. Tengo el convencimiento de que Dios estuvo a su lado especialmente en la recta final de su vida. No es cristiano que alguien fallezca y no sea acompañado por la oración y la celebración de lo más grande que tenemos, la Santa Misa, expresión del amor de Jesucristo por todos y cada uno de nosotros. No sabemos si tienen familia de sangre, pero nosotros somos familia espiritual. Aunque no tuvieran vivienda, son hijos de Dios y queremos rezar por ellos para que disfruten del hogar que Dios nos ha preparado en el cielo.


En este sentido os animamos a reservar MISAS GREGORIANAS (30 misas seguidas) por alguna persona fallecida. Es una práctica muy antigua en la Iglesia y que beneficia espiritualmente al difunto y da paz a los que la solicitan. Se celebran en la Basílica, a las 9:30 h. de la mañana, y tienen valor infinito aunque la familia no pueda asistir.


Los miércoles rezamos el VÍA CRUCIS antes de la misa de la tarde, a las 19:30 h., y los viernes después de la misa de las 20:00 h.


Son días de ABSTINENCIA DE COMER CARNE todos los viernes de Cuaresma. Esta norma obliga a partir de los 14 años.


Empezamos CURSOS PREMATRIMONIALES el sábado 6 de marzo. Información e inscripción en el Despacho Parroquial.


Reiteramos nuestro agradecimiento a la Xunta de Galicia por las obras que está haciendo en los tejados de nuestra iglesia parroquial, edificio catalogado como B.I.C. (Bien de Interés Cultural). La COLECTA del último domingo de mes es para acometer otras obras. Ahora es urgente cambiar todo el tejado de la antigua Casa del Sacristán. ¡Gracias por vuestra colaboración!


La prensa escrita también se hizo eco de que “una profesora italiana dejó una herencia de 25 millones de euros a distintas organizaciones y entidades caritativas”. Esta práctica era algo habitual hasta hace poco tiempo. Se trataba de una manera concreta de vivir la limosna. Lógicamente a la hora de hacer un testamento la familia es lo primero, pero se puede dejar un bien concreto, una propiedad o hacer un donativo a Manos Unidas, a Cáritas o a la Parroquia. En Pontevedra tuvimos casos recientes de personas de Iglesia que fallecieron sin testamento ni herederos por lo que sus bienes y especialmente algunos objetos religiosos que tenían quedó en manos de la administración autonómica. En este sentido es loable cuando alguien decide que en su primera comunión, boda, aniversario de matrimonio o exequias, en lugar de regalos o flores, ese dinero se destine para labores de evangelización y obras de caridad. 


¡¡¡NUEVAS NOTICIAS DEL PADRE RODOLFO!!!

El padre Rodolfo, es un sacerdote que actualmente está llevando a cabo su labor pastoral en Nicaragua, cerca de la frontera con Honduras. En alguna ocasión ha visitado personalmente esta comunidad parroquial de Santa María la Mayor de Pontevedra y, cuando la crisis sanitaria ha impedido sus desplazamientos a la península, hemos podido contar con su testimonio a través de algunas de sus experiencias, que tan generosamente ha querido compartir con nosotros.

Las últimas noticias que hemos tenido sobre él es que ha estado ingresado por coronavirus, dolencia de la que ya se encuentra repuesto. Precisamente, sus esperanzadoras palabras nos ayudan a comprender mejor cómo ha vivido esta enfermedad en primera persona.


En otro orden de cuestiones, también nos envía fotos de una serie de cursos de formación catequética y de animadores que actualmente, está llevando a cabo en las parroquias de su región.












¡¡¡AVISOS SEMANALES!!!

Durante la Cuaresma, en la Basílica, los miércoles rezamos el VÍA CRUCIS a las 19:30 h. y los viernes después de la misa de las 20:00 h.


Son días de ABSTINENCIA DE COMER CARNE todos los viernes de Cuaresma. Esta norma obliga a partir de los 14 años.


También conviene abstenerse de reenviar por whatsapp mensajes falsamente atribuidos al Papa o a otros autores. Ese tipo de envíos despistan, siembran dudas y distraen de lo esencial de la vida cristiana.


A partir del lunes 22 volvemos a tener CATEQUESIS PRESENCIAL ya que durante estas últimas cuatro semanas los padres y madres ejercieron de catequistas en casa. ¡Felicidades por vuestra implicación y responsabilidad!


Los sacerdotes de la parroquia siempre estamos disponibles, guardando la normativa sanitaria en vigor, para ir a VISITAR ENFERMOS a sus domicilios. Es importante que las familias respeten la voluntad de los ancianos que desean recibir los sacramentos de curación.

¡¡¡LECTURA CREYENTE DE LO QUE NOS ESTA PASANDO. POR JOSÉ MARÍA RODRÍGUEZ OLAIZOLA!!!

Conferencia de José María Rodríguez Olaizola, en la diócesis de Vitoria.


¡¡¡MENSAJE DE D. JULIÁN PARA LA CUARESMA!!!





 Vivir la fraternidad


Queridos diocesanos:


El Papa en su Mensaje para la Cuaresma nos dice que esta es un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad[1]. La Iglesia acompaña la vida, sostiene la esperanza y quiere ser signo de unidad para tender puentes, derribar muros, sembrar reconciliación[2]. En este proceso hemos de mantener nuestra identidad que siempre ha de ajustarse al Evangelio de Jesucristo, de lo contrario “habremos perdido la alegría que brota de la compasión, la ternura que nace de la confianza y la capacidad de reconciliación que encuentra su fuente en sabernos siempre perdonados-enviados”[3]. Este es el tono con que hemos de interpretar esta Cuaresma en el contexto del Año Santo Compostelano, año de la gran perdonanza, tiempo de gracia y bendición para los que sufren y han perdido la esperanza, y tiempo de sanación y de encuentro, en el que hemos de “aprender a cultivar una memoria penitencial, capaz de asumir el pasado para liberar el futuro de las propias insatisfacciones, confusiones o proyecciones”[4], apoyándonos en la tradición apostólica que fundamenta nuestra fe.


Llamada a la conversión


Reiteradamente oímos que la pandemia está generando una crisis religiosa, sanitaria, económica y social. Consecuencia de ello es el aturdimiento espiritual que manifestamos en no pocas ocasiones, mirando lo que acontece desde un punto de vista exclusivamente humano y no desde la fe pues el Señor sigue en la barca con nosotros. Y este aturdimiento se hace palpable desconfianza. Nos falta reflexión interior. “Si escucháis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones” (Heb 3,7-8). No es extraño que el Señor como a sus apóstoles nos diga: “¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?” (Mc 4,40). La falta de fe genera siempre pesimismo espiritual, olvidando que “todo lo podemos en Aquel que nos conforta” (cf. Fil 4,13). En esta Cuaresma se nos llama a vivir la experiencia de la conversión como algo personal con un corazón nuevo, como una vocación a la que tenemos que darle respuesta permanentemente, tomando conciencia de la Providencia divina: “¿No se venden cinco pájaros por dos céntimos? Pues ni de uno solo de ellos se olvida Dios. Más aún, hasta los cabellos de vuestra cabeza están contados. No tengáis miedo” (Lc 12,6-7; Mt 10,29-30). Son alentadoras las palabras de Pablo cuando escribe: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea de medida humana. Dios es fiel, y el no permitirá que seáis tentados por encima de vuestras fuerzas, sino que con la tentación hará que encontréis también el modo de poder soportarla” (1Co 10,13). La esperanza, dice el Papa, es como agua viva que nos permite continuar nuestro camino, alentando y acompañando a los demás con gestos sencillos y amables. No olvidemos que la identidad del cristiano va unida a la participación en el Misterio de Cristo. Como subraya san Agustín, nosotros somos hijos de Dios por la acción de Jesucristo: Somos hijos en el Hijo (cf. Rom 8,14-17). “Sin una apertura al Padre de todos, no habrá razones sólidas y estables para el llamado a la fraternidad”[5]. No podemos olvidar nuestra condición filial irrenunciable: “Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!” (1Jn 3,1). Esta gracia de hijos de Dios nos compromete a vivir la fraternidad que no tiene límites: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir el sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos” (Mt 5,44-45). La fe y la esperanza deben manifestarse en la caridad que “es el impulso del corazón que nos hace salir de nosotros mismos y que suscita el vínculo de la cooperación y de la comunión”[6]. La Iglesia nos llama en este tiempo cuaresmal a practicar el ayuno, la limosna y la oración, actitudes que son el puente de la Cuaresma hacia la Pascua, sabiendo que nuestro único mérito es la misericordia de Dios como manifestaba San Bernardo.


24 Horas para el Señor


En este camino cuaresmal os recuerdo la celebración de las 24 horas para el Señor, que tendrán lugar el viernes 12 y el sábado 13 de marzo, dejándonos guiar por las palabras de Jesús a la pecadora perdonada: “Han quedado perdonados tus pecados” (Lc 7,48). En la adoración eucarística encontramos también el ambiente propicio para celebrar el Sacramento de la Reconciliación cuya experiencia nos lleva a ser misericordiosos con los demás. Pido que en las parroquias, en las comunidades religiosas y en nuestros Seminarios se programen momentos de adoración al Santísimo, lectura de la Palabra de Dios y celebraciones penitenciales en el contexto de esta celebración.


¡Buen camino hacia la Pascua! Os saluda con afecto y bendice en el Señor.


+ Julián Barrio Barrio,

Arzobispo de Santiago de Compostela.


 


[1] FRANCISCO, Mensaje para la Cuaresma de 2021.


[2]Cf. FRANCISCO, Fratelli tutti, 276.


[3] Ibid., 277.


[4] Ibid., 226.


[5] FRANCISCO, Fratelli tutti, 272.


[6] FRANCISCO, Mensaje…, 3.

¡¡¡COMO VIVIR LA CUARESMA!!!


1º)  Buscar el encuentro con Dios en el desierto a través de la ORACIÓN. ¡Hacer silencio exterior e interior! ¡Buscar un lugar tranquilo y retirado para meditar y orar! La iglesia debe ser un espacio de desierto por lo que es importante favorecer el clima de recogimiento especialmente antes y después de cualquier celebración. Hay que evitar charlas innecesarias para respetar el lugar y favorecer a los que quieren orar. Es mejor esperarse fuera del templo y charlar o dar recados en el exterior.



2º) El AYUNO, que nos invita a redescubrir lo esencial en nuestra vida. Es importante saber privarse de lo accesorio y saber que tenemos límites.


DÍAS PENITENCIALES.

 

Todos los fieles estamos llamados a hacer penitencia, cada uno a su modo. Para que todos nos unamos en alguna práctica común se han fijado unos días penitenciales en los que nos dedicamos especialmente a la oración, obras de caridad, cumplir con mayor fidelidad las propias obligaciones y observar el ayuno y la abstinencia.


En la Iglesia universal son días y tiempos penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma. Todos los viernes del año, a no ser que coincida con una solemnidad, se guardará la abstinencia de carne o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal.



Son días del AYUNO el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. Lo debemos vivir desde los 18 hasta los 59 años, pero a partir de los 60 se puede seguir haciendo si se desea.



Son días de ABSTINENCIA de comer carne, además de los anteriores, todos los viernes de cuaresma. Obliga a partir de los 14 años.



3º) La LIMOSNA debe derivar de las dos primeras. Se trata de llegar a ser escandalosamente solidario, sabiendo que la caridad verdadera no está de moda. Pero no olvidemos que nunca debemos fomentar la mendicidad. Una cosa es la limosna, el donativo y la ayuda, y otra es dar dinero en la calle.

Una manera concreta de vivir la limosna es realizando UN LEGADO. En un testamento la familia es lo primero, pero también se puede dejar un bien concreto, una propiedad o una cantidad a Manos Unidas, a Cáritas o a la Parroquia.

Las entidades sin ánimo de lucro no están sujetas al impuesto de sucesiones de manera que la donación íntegra se dedicará a los proyectos de Manos Unidas, a la labor de nuestra Cáritas o a la propia Parroquia. Más información en el Despacho Parroquial.