SEMANA 25 - Del 17 al 23 de Junio de 2019 Corpus Christi


¡¡¡SORTEO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD!!!


¡¡¡TIEMPO PROPICIO PARA PRIMERAS COMUNIONES!!!



¿Por qué se celebran las primeras comuniones y qué sentido tienen para la Iglesia y para la persona que recibe por primera vez a Jesús Sacramentado? 

Estamos a las puertas de la celebración del Corpus Christi, un día en que Jesús Sacramentado pasará por las calles de nuestra ciudad, bendiciendo a todos los ciudadanos que habitamos en ella, seamos creyentes o no. Él no hace distinción, pero a quien bendice y sonríe especialmente es a los niños y niñas que acaban de recibirlo como alimento espiritual por vez primera. 

Acompañar a los niños en este crecimiento espiritual y de relación cada vez más personal e íntima con Jesús es un verdadero gozo para padres, catequistas y sacerdotes. Cuando comprenden que Jesús está vivo, que les acompaña, entiende, camina su lado, es su amigo y que, además, lo pueden recibir sacramentalmente, la alegría y emoción que sienten es indescriptible. Hablar con un niño/a del gran regalo que está a punto de recibir es como volver a aquella ilusión de la infancia en que todo era amor, brillo en los ojos y mucha paz en el corazón. 

Para recibir a Jesús los niños se preparan en el conocimiento y trato con él durante dos o tres años. Reciben la formación que necesitan. Al mismo tiempo, se tiene un especial contacto con sus padres por medio de encuentros en los que se tratan diversos temas de interés respecto a la educación integral del niño, tanto espiritual, como cognitiva. 

La primera comunión va acompañada en nuestra sociedad de una gran fiesta para familiares y amigos: queremos que los niños se sientan felices y que no olviden ese día, tratamos que todo salga perfecto. Todo lo cual está muy bien, siempre que no nos olvidemos de lo más importante, que es seguir acompañándolos en el camino de la fe y conocimiento de su gran amigo Jesús. 

Los niños aman intensamente a su padre y a su madre. Están experimentando lo que es sentirse amados por Dios y acompañados por su gran amigo Jesús, que dio la vida por nosotros muriendo en la cruz, que al tercer día resucitó y que sigue vivo en la Eucaristía y, como creyentes, también en nuestros corazones. 

¿Vamos a permitir que se apague ese fuego de amor en el corazón de los niños, sobre todo, sabiendo que Jesús siempre va a estar ahí para ayudarlos?

¡¡¡UNIDAD MÓVIL DE ESCUCHA EN EL DUELO!!!


¡¡¡CORPUS CHRISTI!!!


Pontevedra es una ciudad HUMANIZADA q ha recibido muchos premios en los últimos años y todos nos felicitamos por ello. 

De todas formas también nos gustaría q fuera una ciudad DIVINIZADA, en el sentido d que la presencia d Cristo resucitado fuera capaz de "renovar la faz de la tierra". 

“Y RENUEVAS LA FAZ DE LA TIERRA” (Sal. 103) es el lema sobre el que lo obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social reflexionan en su mensaje de este año con motivo del Día de la Caridad. 

Se nos invita a alabar a Dios por la creación a la vez que se denuncia que sufre maltrato y contaminación, siendo expoliada y sometida a la cultura del descarte. “Eucaristía y creación van estrechamente unidas. La Eucaristía une el cielo y la tierra. Abarca e impregna toda la creación”. 

Por este motivo el cartel d este año refleja el río Lérez, el puente de O Burgo, las casas… Queremos que sea algo más q un paisaje urbano hermoso; deseamos que sea un lugar donde "custodiamos la belleza y la dignidad humana". 

La presencia d Cristo resucitado se manifiesta en la Eucaristía y en el Pueblo de Dios que sale a la calle para iluminar a nuestros convecinos. 

Por este motivo el cartel está dividido verticalmente entre una zona oscura y otra luminosa. Nosotros, la Iglesia, Cuerpo de Cristo, saliendo a la calle y viviendo en la sociedad, somos los responsables d iluminar todas las realidades humanas con la luz del Señor. “Al celebrar el Cuerpo de Cristo somos enviados al mundo para ser testigos de la compasión y misericordia del Señor por cada hermano”.

¡¡¡EXPERIENCIA DE DESIERTO!!!


El pasado domingo, 2 de junio, los C.O.V. (Círculos de Oración y Vida)  “Betania” y “Belén” hemos realizado un "Desierto" en Raíña da Paz. Comenzamos invocando al Espíritu Santo para que nos ayudara en este Encuentro con Dios y, tras una breve oración, nos dispersamos por todo el recinto para encontrar esa intimidad con el Señor durante tres horas de silencio y soledad. 

Pasado este tiempo, nos reunimos de nuevo para comentar en grupo no solamente cómo nos fue esa tarde sino también cómo nos fue el año y qué cambios produjo en nuestra vida realizar el Taller de Oración y Vida previo a la formación de los Círculos. Todos coincidimos en que realizar este taller ha cambiado en mayor o menor medida nuestra forma de relacionarnos con el Señor, nos ha enseñado un Dios cercano al que podemos dirigirnos con oraciones hechas con nuestras propias palabras, nos ha permitido apreciar y valorar la grandeza de la creación y sobre todo nos ha ayudado a formar comunidad y a perseverar en la oración en grupo a través de los COV. 

Después de compartir estas experiencias desde el corazón, terminamos compartiendo una merienda, con diversos manjares que trajimos entre todos, y también unas cuantas risas. Todos estuvimos de acuerdo en que esta experiencia de oración, primero íntima y luego compartida, tenemos que repetirla más a menudo.